LAS 10 CUALIDADES MÁS BUSCADAS POR LAS EMPRESAS

Por Tamara Ferrer

La formación y la experiencia son aspectos que siguen siendo necesarios e importantes, pero no son suficientes a la hora de conseguir un puesto de trabajo.

Durante la entrevista de trabajo, el reclutador te hará todo tipo de preguntas, y no sólo para saber que estudiaste o cuáles fueron las funciones de tu último puesto de trabajo. Se busca la cualificación profesional pero, sobre todo, la personal. Las empresas van más allá: quieren saber si realmente tienes las actitudes y cualidades necesarias para ocupar el puesto.

¿Cuáles son las cualidades que buscan las empresas en los trabajadores?

  • Compromiso con la empresa y con los proyectos en los que se trabaja.
  • Responsabilidad a la hora de realizar las tareas con el objetivo de optimizar la gestión del tiempo.
  • Implicación con la filosofía, la misión y los valores de la empresa.
  • Actitud positiva y transmitir ilusión por los proyectos en los que se participa.
  • Proactividad, tomar la iniciativa, emprender acciones y asumir la responsabilidad de que las cosas sucedan sin dejar que el entorno influya negativamente.
  • Adaptabilidad tanto al contexto coyuntural actual como a los cambios que puedan producirse a nivel interno en la empresa en función de las necesidades de ésta.
  • Interés por el puesto de trabajo al que se está optando y por la empresa en sí.
  • Especialización en nuevas tecnologías, en internet, redes sociales, así como mostrar conocimientos específicos.
  • Sinceridad en el currículum vitae y en la entrevista personal ya que mentir puede hacernos perder una buena oportunidad de encontrar empleo.
  • Empatía, ya que la capacidad de mostrar cercanía y comprensión con el resto de compañeros de trabajo ayuda a crear un clima laboral favorable.

Recuerda que hoy más que nunca los seleccionadores de personal buscan en las entrevistas un valor añadido en los candidatos. Resalta todas aquellas actitudes, habilidades, valores y sobretodo motivaciones personales. Todo ello puede jugar un papel más relevante que la cualificación a la hora de decidirse por un candidato.

No se trata de cambiar tu forma de ser o carácter, debes sacar partido de aquellas cualidades que ya tienes de forma natural y que son tu mejor carta de presentación.

El éxito tiene una simple fórmula: da lo mejor de ti