6 ERRORES A EVITAR EN REDES SOCIALES SI BUSCAS EMPLEO

Cuando iniciamos la búsqueda de empleo tenemos que tener en cuenta las RRSS, un aspecto importante ya que es la interconexión entre reclutador y candidato.
trabajo-redes-sociales-874x492
Por Tamara Ferrer
Recruiter 2.0

 

Cuando iniciamos la búsqueda de empleo, hay diferentes aspectos que debemos tener en cuenta. En general, solo tenemos en cuenta la imagen que irradiamos tanto en el curriculum vitae como en la entrevista de trabajo. Sin embargo, hay algo más a lo que los reclutadores y empresas prestan atención: las REDES SOCIALES.

Lo tradicional pierde relevancia progresivamente entre los reclutadores, que apuestan por el reclutamiento 2.0; la búsqueda y revisión de los perfiles en redes sociales, lo que agiliza la interconexión entre el reclutador y el candidato. Actualmente, seis de cada diez reclutadores utilizan los perfiles corporativos de la empresa para captar talento. Y, durante el último año el 55% de los profesionales de RRHH encuestados ha reconsiderado su decisión de contratación después de consultar los perfiles en redes de algún candidato preseleccionado; el 36% lo ha hecho empeorando su decisión.

Dado el alcance de las redes sociales, debemos saber manejar los hilos de estas nuevas plataformas para realizar la búsqueda o el acceso a un empleo con éxito. El rastro de las redes sociales no solo delata tus virtudes, sino también tus errores y defectos.

«El 86% de las empresas consulta las redes sociales de los candidatos preseleccionados antes de tomar una decisión de contratación»

 

¿Y cuáles son los seis errores comunes que cometemos en las redes sociales?

Crearse un perfil y abandonarlo. Lo primero que tenemos que pensar es ¿Qué tipo de empleo estoy buscando? ¿Dónde me gustaría trabajar? Y decidir en qué redes sociales vamos a centrar nuestros esfuerzos. Una vez decididas las plataformas donde vamos a actuar, deberemos ser constantes y actualizar regularmente esas redes porque un perfil sin actualizar y abandonado muestra una mala imagen y en ese caso es mejor no estar en la red.

Perfil incompleto. Cuánto más completo esté el perfil, más información darás sobre ti. Ojo con las incongruencias entre diferentes perfiles. Debes crear un perfil para cada red. Cuenta quién eres y qué sabes hacer y hazlo de forma visual y concisa. Y recuerda, no se utiliza el mismo lenguaje en todas las redes.

Ortografía y redacción: Tener errores ortográficos e incoherencias en las frases es un punto negativo. Cuida la imagen que transmites.

Comportamiento inadecuado. Si en la vida real cada palabra cuenta, imagina cuándo está escrito y pueden repetirte cada sílaba que has escrito. Cuidado con los comentarios, la información compartida y sobre todo, cuidado con publicar contenido no adecuado.

Las respuestas y reacciones. Lo peor que se puede hacer y es un error muy común es reaccionar y responder rápidamente a un “ataque”, comentario u opinión que no nos gusta. No te va a beneficiar parecer impulsivo y sin control emocional. Evita generar polémica y cuidado con el lenguaje usado.

No interactuar. Las redes sociales exigen tiempo y dedicación, tanto en la búsqueda de empresas, grupos de intereses u ofertas de empleo. Además, se está para interactuar con otros, por lo que debes agradecer los tuits o retuits, los comentarios o los mensajes privados, pues están dándote difusión y todo son posibles oportunidades. En el momento que usas las redes sociales creas una comunidad y formas parte de otras ¡Interactúa!

 

‘’Uno de cada tres candidatos se ha quedado fuera de un proceso de selección descartado por su presencia en las redes. Especialmente en Facebook, red social que consulta el 76% de las empresas, y Twitter, con el 38%’’

Recuerda, buscan perfiles que estén completos, que muestren claramente sus experiencias laborales y que mantengan una comunicación 100% profesional. Observa y participa en las redes sociales con una estrategia bien definida. ¡Cuida tu marca personal!